jueves, 8 de octubre de 2009

CAMINO A LA ESTACIÓN








Todos los días, sobre las siete y media mis pies comienzan a caminar; en otoño, y antes del cambio horario, se produce una visión de reyes en el cielo ¡El sol y la luna! Dos amantes, condenados a no encontrarse ¡Juntos, queriendo parar el tiempo! Catalina, dama de noche, descarada, se resiste a ocultar su bello rostro; Manuel, se levanta tranquilo, perezoso, a sabiendas de la dura labor de su jornada.






Los colores a esa hora ¡Son mágicos! Madrid, que tiene fama de gris, los rojos de los amaneceres y los atardeceres otoñales ¡Son únicos!





Mis pasos me conducen a la estación del Pozo, tan tristemente conocida, humeante, agujereada ¡Volada y tullida! Su vía es como agujas de brújula, marca el oeste y el este ¡Magnéticamente! Mirar como amanece en esta foto ¡La luz del día, de la vida! Para mí, no es una foto, sino una imagen para retener en la retina, para conservar en la memoria.







Esta bruja nació en el Pozo, un barrio obrero, creado en los 60, con población emigrante de origen andaluz y extremeño, mayoritariamente, y un gran porcentaje de nativos del lugar de etnia gitana. Recuerdo una reivindicación desde mi niñez, que a su vez era lógica: ya que pasaban las vías, ¿Por qué no se hacía una estación? Mucho tuvo que llover, desde aquel entonces, para que los vecinos disfrutásemos del apeadero, que no estación, aunque vista la nueva de Atocha, que bonita lo es, diseñada por Rafael Moneo, ahora mejor aquí no llueva mucho ¡Nos mojamos!







Se puede decir, que como la mayoría de “los logros” son políticamente correctos, o sea, al otro lado de la vía, se hizo un barrio divino y floreciente, donde entre las flores plantadas está la Asamblea de Madrid ¡Y olé! Por lo que demos las estación a los vecinos del Pozo, y además arreglemos todas las calles... por fin la avenida de Entrevías dejó de acabar en un camino de cabras, para convertirse en un primor de cuatro carriles.

Hay que ser consciente y responsables, nuestros políticos tienen riesgo de atentado, por lo que, por razones de seguridad, tienen que tener varios itinerarios disponibles, calles anchas...

Hoy, vivo al otro lado, pero mís padres, mí gente....






Cuando miro, pienso porque todos los días SON BUENOS DÍAS Y SONRÍO, unas risas para Manuel y un giño para mí Catalina ¡Amanece que no es poco! Y tomo el tren de este nuevo día.


9 comentarios:

juancar347 dijo...

Tú lo has dicho, amanece, que no es poco. No te falta razón. Las fotos, además de un regalo para la vista, representan unos amaneceres y unos atardeceres únicos. Yo siempre me fijo, la lástima es que conduciendo es difícil sacar fotos y menos en una M40 atestada de vehículos. Gracias por darme la oportunidad de volver a contemplarlos. Y la crónica, desde luego, genial. Un abrazo

KALMA dijo...

Hola! ¡Muchas veces! Si miras al cielo, piensas ¡Hoy es un día maravilloso! Todas las fotos están tomadas en el mismo trayecto, a la misma hora, la luna, el sol ¡Conviviendo en armonía!
El tren, ni te cuento como va, muchos ¡Nos conocemos! Aunque solo sea porque los retrasos... o sea, la mala leche, une mucho, deja salir muchas risas irónicas, casi que podría hacer un diario, esto ya lo he dicho en otra ocasión, hacer "la historia de un cercanías", que "el atasco" humano ¡Tiene mucha miga! Abrazote.

Edu dijo...

No se sabe si ese cielo, es azul, morado, muere, resucita o vive. Me hes conocida esa estacion.
Los madrileños, no sabemos el cielo que tenemos, lo llenamos humo y CO2, deberiamos cuidarlo un poco mas antes que el desaparezca.
Un Abrazo

Iconos dijo...

Una vez más, mi camino se cruza con el tuyo, Kalma. Tu tomas cada mañana el tren de Cercanías en la estación de El Pozo. Un poco más tarde paso junto a esa misma estación...e inevitablemente recuerdo algún episodio terrible y lamentable que sucedió en ella hace unos años. Menos mal que la luna y el sol que nos muestras borran tan tristes recuerdos. Un abrazo.

PD. Por cierto, Vallecas ha mejorado mucho su aspecto (aunque siguen quedando algunos puntos que necesitan ayuda) pero lo mejor de tu barrio, de tu distrito, sois vosotros: los vallecanos.

KALMA dijo...

Hola chicos:
Edu, sabía que te iban a gustar los colores, o ese color especial, tan difícil de definir, pero tan penetrante ¡Tan brujo!
Ana, también viajas en cercanías, si lo mismo un día me duermo... Vallekas, que puedo decir de mí barrio, de gente humilde y solidaria, que sale a la calle con una misma voz ¡Vallekas por siempre! En los últimos años, hay zonas del Pueblo, que no conozco, ha crecido, se ha renovado, de los sitios más tabus que quedan es mí Pozo, ahora si tú no sabes el nombre del barrio y te doy un paseo ¡Te aseguro que te gusta! Tiene muchos espacios abiertos, plazas, parques... y "no sé por qué" jjjjj, la población no ha cambiado, no hay fenómeno migratorio de otros paises ¿Curioso, no? Somos los que somos y mal o bien, todos somos conocidos.
11 de marzo de 2004, jueves, 8:42 ¡Booooooom! ¡Hijos de la gran puta!
Perdón, pero soy algo avestruz, hasta aquí puedo... escribir.

Besotes a los duguis.

AEGON dijo...

k maravilla d fotos, hoy estas profunda, eh, yo k pensaba que ibas volando, jiajia, siempre positivo. Besines princesa y buen viaje.

TXANTXANGORRI dijo...

Estos amaneceres no se ven todos los dias,quizas a veces al verlos y mas en un sitio donde acaecio algo tan tragico,parece tener un significado un regalo para olvidar por un momento un recuerdo negro,una efimera analgesia para una herida en el corazon y el alma que seguramente jamas va a cicatrizar.Yo pase una temporada en Madrid y tiene su encanto la ciudad y toda la vida que alberga,pero bien es cierto que la tierra donde naces siempre tira mas que cualquier otro lugar (no siempre),pero volvere no solo en una si no en varias ocasiones mas,porque de Madrid no solo me lleve una ciudad llena de bullicio,estres y polucion...tambien recuerdos maravillosos y paseos por la naturaleza,porque tambien teneis montes y bosques preciosos.Agur y saludos a todos.

Edu dijo...

Los colores perfectos, para cualquier poeta del pincel o pintor con verso. Por eso me encantaron.
Un Saludo

KALMA dijo...

Hola a todos, recién aterrizada de Sanabria:
Aegon, el viaje ¡Genial! ¡Cómo me gustan los espacios abiertos! Y hoy aquí, viajando en cercanías, sabes, ha subido tanta gente en Entrevías, que cuando me he mirado, del “sobe”, me habían desabrochado unos cuantos botones de la camisa, vamos “tetas fuera” ¡Uff! Txantxangorri, no me extraña que eches de menos tu tierra, húmeda y verde. Mi sueño, es cuando “sea mayor” hacerme con una casita en la Alpujarra granadina, cerca del Mare Nostrum, y verde y frío, tener una huerta... Aunque siempre tendría casa en Madrid, mí Madrid, tan agobiante como acogedor, me gusta perderme por sus calles, sus rincones, con ríos de gente... Sabes, el escudo de la comunidad tiene el oso y el madroño, porque en otro tiempo el bosque llegaba aquí. La sierra norte, la pobre y la rica, el hayedo de Tejera Negra, el 2º en tamaño de Europa, Gredos... ¡Verde! Y la urbe cosmopolita ¡Aquí entramos todos!
Edu, paleta de colores son tus letras.
Y vuelvo al mundanal ruido ¡Joder que día llevo! Abrazotes.