domingo, 29 de noviembre de 2009

ROMÁNICO NORTE DE ZAMORA




Con especial dedicatoria a "la rosa".


"Cuando la luz del sol se esté apagando
Y te sientas cansada de vagar
Piensa que yo por ti estaré esperando
Hasta que tú decidas regresar"

8 comentarios:

juancar347 dijo...

Estoy completamente seguro de que la rosa se ha sentido muy, muy halagada; que viendo la belleza de esas imágenes, unida a la fuerza de este nocturno de Chopin, ha sentido cómo se le caían las lágrimas; que durante unos minutos, al compás de unas y otro, ha sentido hablar a su corazón, despeinando todos y cada uno de sus pétalos. Vuelve pronto, bruja, y un abrazo muy, muy fuerte.

KALMA dijo...

Gracias Juan Carlos, tu comentario ¡Es precioso! Una rosa especial, tan especial como quien me la regalo. Las rosas son mis flores favoritas, me gusta verlas crecer, de todos los colores, pero especialmente la rosa roja de la pasion. Sabes, un buen reportaje la rosaleda del retiro en primavera, si eso ¡Te acompaño! Besos.

Iconos dijo...

Yo no me voy, me quedo aquí esperándote. Escuchando otra vez la melodía del piano y canturreándola. Hondo, muy hondo lo que nos has enseñado hoy (y otros días, siendo divertido, también es una lección). Pues eso, que aquí me quedo. Un beso muy fuerte.

KALMA dijo...

Iconos ¡Que mujer tan bella! Gracias, muchas, muchas gracias, sabes ¡Tambien me quedo contigo princesa azul! Un beso muy fuerte.

Syr dijo...

Me ha gustado tu vídeo, porque me ha sido muy evocador. Ahora estoy seguro que el hueco de mi biblioteca mereció la pena, porque su librito está en inmejorables manos.

Salud y románico

KALMA dijo...

Con todo mí cariño para Syr:

"San Martín de Castañeda,
espejo de soledades,
el lago recoge edades
de antes del hombre y se queda
soñando en la santa calma
del cielo de las alturas
en que se sume en honduras
de anegarse, ¡pobre!, el alma...
Men Rodríguez, aguilucho
de Sanabria, el ala rota,
ya el cotarro no alborota
para cobrarse el conducho.
Campanario sumergido
de Valverde de Lucerna,
toque de agonía eterna
bajo el caudal del olvido.
La historia paró, al sendero
de San Bernardo la vida
retorna, y todo se olvida
lo que no fuera primero"

Estoy leyendo la historia "el pobre hombre rico"... Unamuno, todo un clásico, que escribe desde la bondad, la pureza... casi filósofo.

Para mí, tú libro dorado en tú biblioteca, es una joya muy preciada.

Gracias, por todo, ah y por el comentario y ahora me voy a lo mundano, sé de "alguienes" que se van a dar una vuelta por el Califato de Córdoba ¡Viva el salmorejo y el rabo de toro!

Un fuerte abrazo.

Edu dijo...

Porque sera que la rosa no deja de ser bella, aunque la desgastes de miradas?

KALMA dijo...

Edu, una rosa ¡Siempre es bella!