miércoles, 3 de noviembre de 2010

"LA CAPILLA NEGRA" CUEVA DEL HIERRO



Érase una vez un pueblo llamado “Cueva del hierro” situado en la Serranía de Cuenca, de donde los Celtas extraían el hierro para las arcóbrigas, espadas únicas hechas de una sola pieza y del tamaño exacto del brazo de quien la empuñaba.

Una mina de hierro que alcanzó su máximo apogeo en el siglo I, en tiempos de la conquista de los romanos, extrayéndose el hierro y siendo trasportado a Segóbriga.

La historia de una cueva con más de dos milenios de antigüedad, donde en sus galerías se pueden observar las muescas, la huella de los picos e ir recorriendo el tiempo hasta ver boquetes hechos por barrenas en el siglo XX.

Un sitio tan especial, que hasta nuestro hidalgo más conocido Don Quijote fue a estar allí, por esos fríos lares serranos.

Y la magia del agua, que fluyó y se filtró en el momento en que excavaron la galería, como si la piedra llorase un manantial que daba de beber a los mineros en sus labores y proveía de agua al pueblo, dando lugar a un ciclo cárstico y a unas formas tan bellas que sólo la naturaleza podría esculpirlas.

Érase una vez “La Capilla Negra” cuya cúpula oscura parece tallada por Gaia, que se alza brillante y maravillosa, como un oratorio en un escondrijo de la cueva ¡El espejo del tiempo!
¡Espero que lo disfrutéis!




4 comentarios:

juancar347 dijo...

Claro que la disfrutamos, bruja. Es Gaia pura. ¿Sabes?. Me recuerda muchisimo el interior de la cueva Iris, en el Monasterio de Piedra: esa forma que tiene el agua de ir cincelando la piedra con su música y su canción, como diría el gran poeta hindú Rabindranath Tagore. Y los comentarios, aunque breves, acompañan muy bien el vídeo. Ya lo dice el refranillo: nunca te acostarás sin conocer una maravilla nueva. Un abrazo

KALMA dijo...

Hola Juankar! ¡Me gusta que lo disfrutes!
Sabes, es una mina artificial, no es una cueva, se cree que la empezaron a escavar los Celtas, aunque lo que consta es que los romanos la explotaban y desde entonces...
Siempre me han gustado las formaciones naturales, las estalactitas... Entramos en la mina con casco y demás y fue una gran sorpresa descubrir este rincón, el video no hace todo el honor que merece, pero es... ¡Precioso!
Besotes.

Iconos dijo...

Una verdadera maravilla! Reconozco que me asustan las cuevas y que es precisamente esa mezcla de miedo y admiración la que hace que me rinda ante tanta belleza, ante esa belleza lenta a la que alude Juancar. Me gusta lo frescas que son, su olor a humedad, el sonido de los pasos... y me asustan muchísimo!! Cueva que veo, visita que recomiendo a una cueva de mi tierra, El Soplao, en Cantabria. Para desmayarse. Besos.

KALMA dijo...

Iconos, la cueva del Soplao, mira que hemos ido veces a San Vicente y no las conocemos, ahora a la próxima ¡Caen!
En la entrada que hice de Granada, de uno de los cuentos de la Alhambra "La leyenda del astrólogo árabe", de lo que más me gustaba era la preferencia de Abu Ajib por la cueva, ahora ¡Costó más que un palacio! jajaja ¡Yo quiero una cueva así!
¡Buenos días! Y besotes.