lunes, 10 de enero de 2011

LAS IGLESIAS LUCIÉRNAGAS - VIDEO

11 comentarios:

juancar347 dijo...

Me pregunto si esa cruz paté y ese báculo representan a un maestro cantero del Temple, que de forma quizá menos críptica quiso dejar constancia para la posteridad. De cualquier forma, creo que luciérnagas es un calificativo demasiado pobre; en mi opinión, posiblemente errada, la definiría como la constelación de iglesias, pues cada una de ellas brilla como una estrella. Excelente vídeo que complementa la entrada anterior y nos acerca aún más a la magia del lugar. Un abrazo

Iconos dijo...

Difiero, Juancar, el término luciérnaga, a mi juicio, tiene un componente mágico en el imaginario infantil que es realmente apropiado para el ambiente de la Galicia del musgo y de la luz de acuarela.
Si he resultado un poco pedorra... pues, nada... que me ha gustado mucho, Brujita!

juancar347 dijo...

Admito ese componente mágico inherente a la luciérnaga, y no discuto que sea apropiado para los ambientes típicos de una tierra no menos mágica, pero cuando se trata de Arte, y sobre todo de románico y de gótico, prefiero ir más allá y pensar de manera estelar...

Iconos dijo...

Pues tendremos que llegar a un cuerdo. O no. ¿Constelación de luciérnagas? ¿Luciérnagas estelares? Bromas aparte, te doy la razón en la grandeza del Arte que aludes pero, insisto, no desestimes la enorme importancia de una luz, aunque sea diminuta. Un abrazo.

KALMA dijo...

Hola! Ando un pelín "desconectada" cosas del futuro, jajaja, siento la demora y ahora ¡Me gusta que os guste!
Juancar, los Templarios están presente en muchas construcciones galegas, su simbología... Hay sitios como Eire o Augas Santas completamente templarios, incluso, la "T" de Tau está en el castillo de Castro Caldelas, que en principio, no lo hicieron ellos.
Y así que "luciérnaga" lo ves "pobre" jajaja, pues estoy con Iconos. Alguna vez, en una noche de verano has visto volar alguna luciérnaga, ese animalito de la familia de lo coleópteros mágico y brillante, que al agitar sus alas y por su movimiento parece que es una varita mágica que suelta purpurina, los gusanos de luz ¡¡¡Tan brillantes y mágicos!!! ¡Me encantan las luciérnagas! Jajaja, aunque entiendo lo que dices, podrían ser una constelación de estrellas, porque son ¡Estrellas! Aunque desde que se clasifica todo con estrellas...
Iconos ¿Pedorra? Jajaja, me encanta la luz diminuta de las luciérnagas, son realmente brillantes y mágicas.
Besotes.

Anónimo dijo...

Para comenzar quiero felicitarte por el blog y sobre todo por hacer este post de una ruta poco publicitada, aunque por ello, no dejar de ser una de las más cautivadoras de Galicia, donde tengo mis orígenes.
Personalmente me inclino ante Santo Estevo de Ribas de Miño, los símbolos solares que aparecen en el pórtico, la lauburu, cuya procedencia se cree indo-europea y es más un talismán que un símbolo cristiano, una portada fantástica, como fantásticas son las tres portadas de San Nicolao, en fin, quedo en espera de nuevas entradas y te reitero mi felicitación y agradecimiento.
Un saludo.

KALMA dijo...

Hola Anónimo, y no me terminaré de acostumbrar a llamar a una persona "anónima" lo primero ¡¡¡Bienvenido!!! Y me alegra que te guste. Me llamó la atención la simbología celta que aparecen en varias iglesias, en Pombeiro, la línea de soles... Pero la que más me llamó la atención, fue el portico al que te refieres, San Estevo de Miño, el sol, la luna, la esvástica, simbolos más relacionados con lo estelar que con lo divino.
Muchas gracias y un saludo.

Syr dijo...

Dicen que el templo de San Miguel de Eiré que nos muestras, es singular por su torre y que se trata de un conjunto escultórico y arquitectónico singular y único en el románico galego, pues se aleja del modelo compostelano y se acerca al castellano. También, que esa mocheta de la derecha que sostiene el tímpano donde se representan dos cuadrúpedos con cabecitas humanas en la que tu vídeo se recrea, pudiera esconder, en la inscripción superior,la clave del nombre del Maestro de Eiré: "LUMA", Lucas Magister, el Maestro Lucas.

Y respecto a Santo Estevo ¿ qué decirte, Brujita?. Mi empeño en que lo visitaras, que sintieras la fuerza que surge de su Claustro de los Obispos ( aquellos nueve que en el S. X, renunciaron a su mitra para irse con Franquila al monasterio y que ahora yacen allí enterrados como rememora su escudo de armas). Y sobretodo,el retablo pétreo del interior de la iglsia, en el lado del evangelio, que tanto insistía en que no lo perdieras de vista y veo que reproduces en tu vídeo, donde la figura central de Cristo aparece rodeada de sus apóstoles, bajo arquillos.

Y acabo refiriéndome a la alusión de las luciérnagas: http://elmundodemalvis.blogspot.com/2008/06/la-lucirnaga.html.

Un beso y a seguir luciéndo.

KALMA dijo...

Hola Syr! Me alegra verte lucir por aquí.
Eiré es ¡Especial! El maestro era muy singular, la torre, como bien dices no tiene precedente en Galicia y es comparable al románico castellano y se cree que LUMA es la firma de magister, la condensación de LUCAS. Eiré, se fundó en el siglo XII como monasterio femenino y llevó una vida oculta y oscura mientras se rigió por "Regula Sancti Benedicti", que aunque era durá en cuanto al trabajo y la meditación, obviaba otros aspectos.
Y Santo Estevo, me acordé de tí y mandé una "ondas electromagnéticas" y rapidamente encontré un mapa detallado y desde un balcón pude ver el Sil y las estrechas vías del tren... ¡Qué bonito Syr!
La luciérnaga, que bien escrito: "la Naturaleza había querido castigar su osadía haciendo que hasta en las tinieblas se viese su humilde condición de gusano" aunque no deje de ser ¡Un trocito de estrella!
Y ahora me sale la vena bióloga, jajaja, la luciérnaga es un coleóptero, de la familia de los escarabajos, y tiene un "esqueleto" exterior quitinoso.
Y a mí me gusta llamarla "gusano de luz", como la historia del Mundo de Malvís.
Muchos besos.

juancar347 dijo...

¡Chapeau, bruja!Sé cómo sentiste la magia de ese viaje y sé también el cariño con el que nos lo has mostrado, incluidas tus impresiones. Y me dá la impresión de que al final entre tú, Iconos y Syr, me váis a convencer de que una luciérnaga, en el fondo, no deja de ser también una estrella. Un abrazo

KALMA dijo...

Juancar, he visto pocas veces a las luciérnagas, pero recuerdo una acampada en Gredos en una noche de verano, en la oscuridad, volaban y eran ráfagas de luz, como si fuesen varitas mágicas ¡¡¡Qué belleza!!! Como un trocito de estrella fugaz.
Besos.